commando 3

Commando, otro producto de los 80

En pleno apogeo de su carrera como actor, el bueno de Arnold Schwarzenegger, rodó en 1985 “Commando”, Comando en español. Una cinta con un guión simple, plagada de gazapos que te hacen saltar la risa y llena de golpes, tiros y frases muy típicas de la época. Hasta el villano, un tipo fondón, con camiseta de rejilla, bigote y con una imagen muy similar a la que lucía Freddy Mercury, hace que la película parezca una auténtica parodia. Pero no, iba en serio.

En la cinta el que luego sería Gobernador de California y eterno Terminator, interpreta a John Matrix un duro ex soldado de élite capaz de acabar con 1467 hombres de golpe sin inmutarse. Retirado del servicio en medio del monte con su hija, Matrix tendrá que dejar su vida de tierno padre para rescatar a su hija secuestrada por una organización procedente de una república bananera de turno que quiere usar al héroe de la película para poner a su dictador al mando. Un tema muy recurrido en los 80´s.

La organización estará apoyada por el duro (por decir algo) ex compañero de Matrix, el antes mencionado villano con bigote, fondón y camiseta de rejilla que por cierto no se cambia en toda la película. Así a grandes rasgos trata el argumento de la película. Luego vienen los disparos, las explosiones, los golpes y los tremendos gazapos. Por poner varios ejemplos en una escena de explosiones se ve como se accionan las trampillas del suelo para impulsar a los pobres actores que hacen de mártires.

Si, el del medio es Bennet el villano de Commando.

Si, el del medio es Bennet el villano de Commando.

No es el único. En una escena de explosión de un campamento se observa como lo que explotan son muñecos de cartón plantados e incluso se permiten el lujo de repetir la misma escena de tiros 3 veces desde distintos ángulos en el montaje de un tiroteo apoteósico donde Arnold acaba hasta con el director si se pone. El fornido Matrix también transporta un árbol, arranca cabinas, asientos de coche y coge al villano de turno por un pie donde se llega a ver el cable que lo sujeta para dar fe que es un tipo muy poderoso.

El final de la película es igual de cutre que el resto a la par que inverosímil pero a fin de cuentas, Comando, no deja de ser otro de esos productos de los 80 que nos fascinaban cuando la veíamos en aquellos viejos vídeos de VHS y eso es lo que muchos recordamos cuando volvemos a ver una película de estas características.

No dejo a ni uno en pie..

No dejo a ni uno en pie..

 

Te puede interesar:

Los mejores héroes de acción de la historia del cine

Los cinco villanos más cutres de la historia del cine

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados