Steve Mcqueen cazador a sueldo 2

Cazador a sueldo, la última película de Steve Mcqueen

Steve Mcqueen es uno de los grandes de la historia del cine. Héroe de acción y galan de la década de los 60 y los 70, dejó títulos memorables como “Bullit”, “La Gran Evasión” o “El Coloso en llamas” entre muchas otras. Sin embargo, si se debería de recordar una de sus películas, esa es “The Hunter” o “Cazador a sueldo” como se llamó en España. ¿Por qué?, porque fue su última película, una obra que se estrenó ya a modo postumo.

Cuando Steve Mcqueen rodó esta película, el actor de apenas 50 años, ya se encontraba gravemente enfermo de cáncer. Estrenada en 1980, año de la muerte del actor, la película muestra la cara más frágil de un actor que se había caracterizado por ser un tipo duro. Lejos de sus mejores facultades y más envejecido de lo que su edad marcaba, Mcqueen interpreta a un cazador a sueldo que se mete en problemas una tras otra vez.

El mismo actor, eligió el vestuario que luciría en toda la cinta. Una característica bomber de la época, camisas, unos pantalones vaqueros y zapatillas, en una imagen que se pondría de moda. El personaje de Ralph “Papa” Torshon como se llama en esta película, nos enseña como un cazador de recompensas, que se ha dedicado toda la vida a ello, tiene problemas para adaptarse a los nuevos tiempos que se le vienen. Además, su mujer se encuentra apunto de dar a luz.

Con su particular Chevrolet, el cuál salió a subasta hace unos años, que es casi incapaz de conducir sin producir un accidente, el personaje de Mcqueen irá metiéndose en una sucesión de tiros, peleas, persecuciones y demás escenas de acción que hacen que la película sea entretenida. Un rodaje de mucho mérito pues como ya hemos dicho al principio, el actor se encontraba gravemente enfermo.

Finalmente, Steve Mcqueen murió el 7 de noviembre de 1980 con los 50 años ya cumplidos y la película, se estreno el 5 de diciembre del mismo año, casi un mes después del fallecimiento del actor que no llegó a ver su última película. Una obra postuma que quizás no hace justicia a lo que fue su carrera, pero al menos, sirvió de despedida a uno de los grandes.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados